La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha presidido en Puerto Real (Cádiz) la firma del protocolo para poner en marcha el Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada (CFA) Aeronáutica y Naval de Cádiz. Este protocolo ha sido suscrito por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), Navantia, Airbus Defense & Space, Airbus Operations, el Clúster HÉLICE, el Clúster Marítimo Naval de Cádiz y la Universidad de Cádiz, y pretende impulsar este centro de forma coordinada con los sectores implicados. En este sentido, definirá sus características esenciales, su modelo de ejecución, su financiación y los mecanismos de colaboración entre los agentes que vayan a participar en el mismo.

El acto de la firma del protocolo ha contado con la asistencia de los responsables de las empresas e instituciones implicadas en el proyecto, entre ellas el presidente del Clúster HÉLICE, Joaquín Rodríguez Grau. 

El CFA busca acelerar la transferencia de I+D al mercado y contará con un presupuesto de 25 millones de euros, de la Inversión Territorial Integrada (ITI) para la provincia gaditana. Las instalaciones se ubicarán en una parcela del Polígono El Trocadero, en Puerto Real, de 30.000 metros cuadrados propiedad de IDEA, que albergará los laboratorios y los talleres de investigación. Adicionalmente, el centro contará con instalaciones, servicios complementarios, equipos, maquinaria e instrumental necesario para el desarrollo de las actividades previstas.

El plazo para la ejecución de esta infraestructura es de 2-3 años, si bien se ha planteado la posibilidad de habilitar unas instalaciones provisionales en las que ya puedan empezar a desarrollarse proyectos en fase preliminar.

El CFA de Cádiz es un proyecto piloto, de carácter estratégico, que servirá de referencia a futuros proyectos dirigidos a mejorar la competitividad de la industria aeronáutica andaluza, así como posicionar a Andalucía como región atractiva para invertir e investigar en este campo. Según recoge el acuerdo, la Agencia IDEA será la encargada de realizar la inversión inicial, la construcción de la infraestructura y el equipamiento. Asimismo, se garantizará el acceso al centro de todo el tejido empresarial interesado, contando con el asesoramiento técnico y estratégico de los principales representantes de los sectores naval y aeronáutico de Andalucía.

Sobre su financiación, el protocolo plantea la configuración de un modelo económico en el que la propia actividad del CFA sea un elemento de obtención de ingresos y recursos provenientes del tejido empresarial. Según el grado de uso de las instalaciones por parte de las empresas aeronáuticas y navales, se definirán tres categorías: Miembros Principales (los que comprometan la mayor parte de las infraestructuras, instalaciones y equipamiento del centro bajo pago de un canon), Miembros Colaboradores (los que comprometan parte relevante del centro, también bajo canon) y Miembros Benefactores (entidades que, indistintamente de su uso del centro, sea relevante que se comprometan con el proyecto).

Para la articulación de la colaboración público privada, el protocolo contempla la creación de grupos de trabajo que permitirán la elaboración de estrategias, propondrán líneas tecnológicas adecuadas a las necesidades del sector y nuevas líneas de actuación o modificaciones de las existentes.

Según la presidenta, el impulso a este centro supone para Andalucía en general y para Cádiz en particular “un hito que nos va a situar en un papel importante en un mercado cada día más global y que exige que seamos cada vez más competitivos. A través de este tipo de proyectos, Andalucía “tiene que incorporarse con fortaleza” a la llamada 'Industria 4.0', una nueva tendencia de fabricación industrial con la que ya cuentan “las grandes potencias económicas”.

Susana Díaz ha destacado que “en el horizonte va a haber demanda y capacidad de negocio, pero hay que estar preparados porque esa demanda no va a llegar a todos y serán las empresas más competitivas y los territorios mejor adaptados y que garanticen que esa transferencia de conocimiento y resultados de I+D se haga a más velocidad los que serán capaces de crearse con un porcentaje mayor de ese negocio”, que, a su vez, se traducirá en “riqueza y empleo”.

Díaz ha valorado que el futuro centro va a tener “mucho impacto en las 200 empresas auxiliares de la provincia de Cádiz, 40 de ellas en el sector aeronáutico”, ya que va a poner a su disposición un equipamiento de laboratorio, maquinaria o talleres al que, de otra forma, no podrían acceder y, con ello, va a contribuir a que estas empresas sean “más competitivas”.

Sector aeroespacial y naval
Según los últimos datos del Clúster HÉLICE, el sector aeroespacial andaluz se posiciona como el segundo más importante a nivel nacional y uno de los tres polos aeronáuticos europeos. Con una facturación de 2.343 millones de euros y más de 13.700 puestos de trabajo, este sector es estratégico para la economía andaluza.

Por su parte, la Bahía de Cádiz es el mayor foco de construcción naval de España, liderado por Navantia y Dragados. Ambas son empresas altamente generadoras de empleo (solamente Navantia genera el 3,1% del empleo en la Bahía de Cádiz con una aportación del 2,48% al PIB). A ellas se une un sector auxiliar con más de 150 empresas vinculadas al sector metalmecánico y las actividades relacionadas con el ámbito portuario y el transporte marítimo.

Para ambos sectores la puesta en marcha de este centro supone una ventaja competitiva al permitirles superar las dificultades y costes de los nuevos desarrollos, promoviendo y acelerando la transferencia de conocimiento a la industria.