La industria aeroespacial en Andalucía  facturó en 2013 un total de 2.060 millones de euros y creó 395 nuevos empleos, según recoge el ‘Informe del Sector Aeroespacial en Andalucía 2013’,
elaborado por HÉLICE, y que ha sido dado a conocer hoy en Sevilla.

El consejero de Economía,  Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha presidido el acto de presentación de los resultados de este informe, que consolidan a la aeronáutica como una industria
fuerte y consolidada y una actividad estratégica que crea riqueza y empleo y fortalece el tejido productivo en la comunidad.

Un sector que mantiene y aumenta las
cifras de crecimiento a pesar de la coyuntura económica internacional adversa
en estos años, y cuyos datos refuerzan la posición que mantiene Andalucía como
segunda región en este sector a nivel nacional y como uno de los tres polos aeronáuticos
más importantes de Europa, junto a Toulouse y Hamburgo. Según los datos, el
sector aeronáutico andaluz representa ya el 1,49% del PIB andaluz y el 19% del
PIB industrial manufacturero de la comunidad (en 2012 fue del 1,28% y del 17%,
por lo que su contribución aumentó dos décimas y dos puntos respectivamente).

En
concreto, el cluster aeroespacial andaluz aumentó un 10,9% las ventas y un 3,5%
los puestos de trabajo. El estudio recoge la sólida trayectoria del sector
aeronáutico andaluz en la última década, un periodo en el que se han
multiplicado por 3,2 el volumen de ventas (de 645 millones en 2004 a más de 2.060 en 2013)
y por 2,6 los puestos de trabajo (de 4.516 en 2004 a unos más de 11.685 en
2013).

Como ya
ha ocurrido en 2013, el sector prevé que esta evolución positiva se siga
intensificando en los próximos años, conforme aumente la cadencia de producción
de los diferentes modelos de Airbus, fundamentalmente la fabricación en serie del
A400M y la entrada en producción del A350, programas en los que tienen una
importante participación las empresas andaluzas.

El informe revela un gran protagonismo las ventas
internacionales, que alcanzaron los 1.509 millones de euros en 2013, un 44% más
que en 2012, año en que las exportaciones ya habían crecido a su vez un 6%. Las
exportaciones aeronáuticas prácticamente igualan así a la del aceite de oliva,
que llegaron a 1.519 en 2013, un 6,3% más que en 2012. Asimismo, durante 2013, el sector continuó aumentando los empleos
de alta cualificación, que crecieron un 1,3% respecto a 2012.

El informe pone de relieve que el polo aeronáutico andaluz ha logrado destacar por los niveles de calidad y
de capacidad productiva de sus empresas, que mantienen una masa crítica
formada por 115 firmas, que, además de crecer, están aumentando su
productividad y capacidad para participar en programas internacionales y
grandes paquetes de trabajo.

Un sector en crecimiento

El ‘Informe del Sector Aeroespacial de Andalucía 2013’ recoge que la industria
aeroespacial andaluza superó por primera vez la barrera de los 2.000 millones
de euros, facturando 2.060 millones de euros y empleó a 11.685 personas en 2013.
Esta industria experimentó el pasado ejercicio un crecimiento del 10,9% de las
ventas (201,7 millones de euros) y del 3,5% del empleo (395 puestos de trabajo

Respecto a las ventas del sector, el
52% de este negocio corresponde a programas militares, y el 48% a programas
civiles. Por actividad, el informe pone de manifiesto un cambio de ciclo y
subraya que, después de varios años de crecimiento, la actividad de ingeniería
cambia de tendencia debido a la falta de nuevos programas. “Se cierra el ciclo
de diseño y es la producción la que toma el relevo del crecimiento con
incrementos del 16 y 13%”, dice el Informe, que muestra que las empresas de
montaje final crecieron un 16,2%, mientras que las de montaje de grandes
conjuntos lo hicieron un 13,6%. Estos dos grupos representan el 68% de la
facturación total.

El informe subraya que el crecimiento
de empleo en el sector (395 puestos de trabajo netos) se produjo a pesar de la
pérdida de más de 300 puestos de trabajo provocada por el Plan de Viabilidad de
Alestis. Con un crecimiento del 3,5% respecto a 2012, el sector da empleo
directo ya a casi 11.700 personas (11.685), un 6% de todo el empleo industrial
manufacturero de Andalucía. Además, durante el pasado año continuaron aumentando
los empleos de alta cualificación (directivos, ingenieros y licenciados). Esta
área representa junto al perfil de operarios cualificados el 90% del global del
sector en Andalucía.

Tractoras y auxiliares

Las empresas tractoras vuelven a cobrar protagonismo en el
crecimiento del sector, de la mano de Airbus Defence and Space y gracias a la
rampa de aumento de la cadencia de la producción del A400M. Las ventas de
Airbus DS crecieron un 17,4%, alcanzando los 1.125 millones, en tanto que las
de Airbus España se mantuvieron estables en 163,36 millones. El empleo de la
primera creció un 7,46% (179 nuevos puestos de trabajo), lo que le permitió
mejorar su productividad (facturación por empleado) un 9,39%, situándose la
mejora global de la productividad en las tractoras en el 8,2%. La tendencia en
la última década es aumentar la productividad al ritmo de 20.800 euros/año por
empleado.

Al igual que viene sucediendo en los últimos años, los datos
de la industria auxiliar vuelven a ser favorables en 2013, incluso en el
empleo, a pesar del impacto del Plan de Viabilidad de Alestis. El crecimiento
del empleo fue del 2,6% entre las auxiliares, hasta alcanzar los 8.612 empleos,
registrándose un importante crecimiento del número de empleados en las áreas de
producción (12%), calidad (14,46%) y logística (19,75%).

Por su parte, el aumento de la facturación en el tejido
auxiliar fue del 4,7%, hasta alcanzar los 771,3 millones de euros, con
crecimientos en las empresas de producción de entre el 6 y el 11%: montajes
(+10,6%); composites y servicios (+8%); y mecánicas y ensayos (+5,6%). Los
productos Airbus representaron el 59% de estas ventas, con un incremento de 34
millones de euros.

Además, durante 2013, el sector auxiliar mejoró su
productividad global, que se situó en 91.000 euros por empleado, un 3,4% de
aumento respecto a 2012.

En cuanto a la inversión en I+D+i, el esfuerzo de las
empresas auxiliares fue de 37,2 millones en 2013, frente a los 56,9 millones en
2012, debido a la finalización de los proyectos de la convocatoria
Innterconecta, que concentró el esfuerzo conjunto en I+D del sector en años
anteriores.