Más de 120 directivos y responsables de áreas de negocio vinculados al sector aeroespacial se han reunido hoy en Sevilla  en el marco del III Seminario de Negocio Aeronáutico, organizado por el Cluster Aeroespacial Andaluz Hélice y el Instituto Internacional San Telmo, en el que se han analizado los retos y dificultades que presenta la financiación económica en las empresas para lograr un crecimiento sostenible, dentro de un contexto aeronáutico internacional favorable y con expectativas de crecimiento para los próximos años.

Este seminario se enmarca dentro del convenio de colaboración que Hélice y el Instituto Internacional San Telmo mantienen desde 2008 con el objetivo de promover y facilitar el desarrollo de actividades formativas entre las empresas del sector aeroespacial. El encuentro ha contado con el patrocinio de las empresas Airbus Military, Airgrup, Glenser y Ayesa Air Control y la colaboración de Aciturri, Bael Ingeniería y Atexis, y ha servido para reflexionar sobre la situación actual del sector aeroespacial en Andalucía, cuyo peso ha ido creciendo en los últimos años hasta alcanzar el 1,21% del PIB andaluz y el 16% del PIB industrial manufacturero de toda la comunidad, pese a la complicada situación económica internacional.

Durante el seminario, celebrado bajo el título de “Crecimiento sostenible sin acceso a financiación: ¿compartimos o trasladamos riesgo?”, los participantes han puesto de manifiesto la necesidad de reforzar la política de gestión financiera en la cadena de suministro aeronáutico, de manera especial para los proveedores de primer nivel (tier one) y la industria auxiliar, quienes se están viendo afectados por las restricciones de financiación e inversión en el mercado internacional. 

Así, el encuentro ha contado con una mesa redonda en la que han participado Juan Antonio Calero, director de Operaciones Industriales de Alestis Aerospace; Ignacio González-Blanch, consejero delegado de Airgrup; Antonio Gómez-Guillamón, consejero delegado de Glenser Aerospace, y Josep Mor, profesor y experto financiero del Instituto Internacional San Telmo, quienes han profundizado en esta idea. Los empresarios y directivos han señalado que el sector vive un periodo de crecimiento debido a la necesidad por parte de las aerolíneas de modernizar sus flotas con aviones más eficientes y que reduzcan sus costes en combustible, y también, al incipiente desarrollo de la aviación comercial en los países emergentes (China, India, Brasil, México, Rusia, etc.), pero que se encuentra con adversidades para que las empresas puedan disponer de flujo de dinero (cash flow) para afrontar proyectos de carácter global y a largo plazo, características claves hoy de la industria aeronáutica. 

Esta situación, no obstante, permite a los grandes fabricantes (tractoras) gestionar adecuadamente sus operaciones financieras con antelación suficiente, de modo que su dependencia con las entidades financieras no sea excesiva. Una política de gestión económica que las tractoras no extienden al resto de su cadena de suministro, han destacado los ponentes, lo que deriva en que los Tier One y empresas subcontratistas tengan una mayor dependencia del entorno financiero para acudir como socios a riesgo en los grandes programas aeroespaciales, sufriendo restricciones al crédito de una manera más directa, cuyo ejemplo más claro es hoy Alestis. 

En este sentido, los directivos han coincidido en indicar que el hecho de que la principal fuente de dinero para las empresas del sector aeronáutico en la actualidad sea el capital riesgo y el dinero público de países emergentes crea una tendencia al establecimiento de una nueva industria en estos países, que están presentando sus alternativas a Boeing y Airbus y que está llevando a las cadenas de suministro de Europa y EE.UU. a reforzarse por la vía de las fusiones y adquisiciones.

Ante este contexto, los participantes en la mesa redonda han hecho hincapié en la necesidad de reforzar varios aspectos clave que van a marcar el futuro de la industria aeronáutica europea en los próximos años, como son saber gestionar bien el crecimiento de la carga de trabajo y el capital circulante para no morir de éxito en la situación actual de restricción financiera, seguir siendo eficiente para ganar en competitividad y limitar el gasto, y aportar más valor al mercado, en el camino de la excelencia, ya que marcará la diferencia para posicionarse de manera estratégica en posibles participaciones en procesos de concentración empresarial (fusión o adquisición).

Para ahondar en todo ello, el seminario incluyó una segunda parte práctica consistente en el análisis de un caso de éxito empresarial, el proyecto Óptima de Telefónica, centrado en la eficiencia organizacional y su impacto en los resultados de la compañía, que puede contribuir a ayudar a las empresas aeronáuticas andaluzas a enfocar el crecimiento sostenible del sector en un periodo de fuerte restricción financiera.